Motorclan


PUBLICIDAD

25 años de Saab Convertible. Parte II

Escrito por el 31/05/2011 en Saab

El desarrollo del modelo Saab convertible fue realmente largo. La casa sueca no quería dejar nada sin terminar y, después de un cuidadoso sondeo del mercado, tuvo que afinar su Saab 900 configurando su descapotable para mantener los altos estándares de calidad con la que se estableció en los mercados claves.

En términos de equipamiento y acabados del Saab 900, el sistema de calefacción se actualizó a fin de permitir la conducción de techo abierto en la temporada de invierno, mientras que el techo estaba en tres capas, con un desempañador en la ventana trasera de cristal real con una gran cantidad de calor.

Estéticamente, nada cambió desde el prototipo del Saab 900 de 1983. El intérprete de comandos, además de las precauciones necesarias para la eliminación del pabellón, fue el mismo que el sedán de dos puertas: la suspensión también fue la misma (horquilla delantera y eje trasero clásico).

La elección del operador, obviamente, cayó en el conocido cuatro cilindros de Saab de dos litros (1985 cc), en un Turbo 16 o cuatro válvulas por cilindro, sobrealimentado con turbocompresor Garrett T3.

Un motor excepcional y deportivo, gracias a sus 175 caballos de fuerza. El primer convertible Saab debutó produciéndose exclusivamente para el mercado americano en 1986 y fueron reunidos por la compañía finlandesa Valmet, que diseñó el prototipo de Frankfurt.
Después de la primera fase de la producción, enteramente dedicado a los Estados Unidos, se decidió ofrecer los Saab 900 Cabrio también en los mercados europeos a finales del año 1986. El diseño del coche y la extraña fascinación que emanaba, hizo que gran cantidad de clientes lo solicitaran, a tal punto que se sufrió una crisis en la producción y se originaron largas listas de espera de hasta 12 meses.

 

 


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook